Nunca perdí tanto salvo dos veces,
Y fue en la sepultura.
¡Dos veces he sido mendiga
A las puertas de Dios!

Los ángeles — dos veces descendiendo
Me reembolsaron el depósito —
¡Ladrón! Banquero — ¡Padre!
¡Soy pobre una vez más!

Anuncios