No me sorprendió  —
Eso dije — o pensé —
Desplegará sus alas
Y olvidado el nido,

Atravesará bosques más anchos —
Construirá en ramas más alegres,
Musitará en Oídos más modernos
Los votos anticuados de Dios —

No era más que un polluelo —
¿Y qué si resultara
Que alguien de mi pecho
Ha partido?

No fue más que una historia —
¿Y qué si de hecho
Quedara este féretro
En lugar del corazón?

 

Anuncios

Por tal y cual favor
A Fulanito y Menganito,
Se teje la red de la vida —
¡Así los mártires lucen currículum!

Antes que el hielo esté en los lagos —
Antes que los patinadores lleguen —
O que al anochecer cualquier mejilla
Palidezca por la nieve —

Antes que el campo haya terminado,
Antes que el árbol navideño,
Maravilla sobre maravilla
¡Hasta mí llegará!

Aquello a lo que rozamos las puntas
En un día de verano —
Aquello que a pie se encuentra
Solo un puente más allá —

Eso que así canta — así habla —
Cuando no hay nadie aquí —
¿La bata en que lloro de alborozo
Será propio vestir?

Copos de nieve.

Los conté hasta que bailaban tanto
Que sus zapatillas bullían por la villa,
Y entonces cogí un lápiz
Para anotar a los rebeldes.
Y entonces se multiplicaron tan alegremente
Que me dejé  de  remilgos
Y diez de mis graves dedos
Han formado para una jiga!

Nadie conoce esta pequeña Rosa —
Podría ser un peregrino
Si no la tomase del sendero
Y hasta ti la levantara,
Solo una Abeja la echaría de menos —
Solo una Mariposa,
Apurada tras largo viaje —
Para yacer en su pecho —
Solo un Pájaro la añoraría —
Suspiraría solo un Tábano —
Ah Pequeña Rosa — qué facil
Para alguien como tú morir!

Guirnaldas para las Reinas, puede ser —
Laureles — para insólitos grados
Del alma o la espada.
Ah — pero acordándose de mí —
Ah — pero acordándose de ti —
Naturaleza noble —
Naturaleza caritativa —
Naturaleza ecuánime —
La Rosa dispuso!

Si recordar fuese olvidar,
Entonces no me acordaría.
Y si olvidar, recordar,
Qué cerca he estado del olvido.
Y si añorar fuese jovial,
Y lamentarse fuese alegre,
Qué jubilosos los dedos
Que cosecharon esto, Hoy!

Cuando las Rosas ya no florezcan, Señor,
Y las Violetas estén cumplidas —
Cuando los abejorros en vuelo solemne
Hayan pasado más allá del Sol —
La mano que se afanó por cosechar
En este día de Verano
Yacerá ociosa — en Auburn
Recoja entonces mis flores — le ruego!
a

Verano para ti, ojalá me hallase ahí
Cuando el Verano esté desvanecido!
Aun tu música cautiva, cuando el Cuyeo
Y la Oropéndola — se han ido!

Por ti para florecer, sobre la tumba bailaré
Y por encima aventaré mis flores!
Te ruego me coseches —
aaaaaaa ,a aAnémona —
Tu flor — para siempre!

¡A la deriva! ¡Barquichuelo a la deriva!
¡Y la noche está llegando!
¿Nadie guiará un pequeño bote
Hasta la ciudad más próxima?

Así decían los Marineros — ayer —
Mientras el cielo embrunecía
Un barquichuelo dejó su brega
Y agonizó borbotando.

Así decían los ángeles — ayer —
Mientras el alba enrojecía
Un barquichuelo — abrumado en la tormenta —
Reorientó sus mástiles — izó sus velas —
Y salvó — exultante el temporal!